El tecnoestrés

Se identifica fácilmente con los siguientes síntomas: cambios en la piel, caída de cabello, afectación de ciclos de sueño, dificultad para dormir y consumo excesivo de alimentos.


¿Qué es el tecnoestrés?

En las últimas décadas, han surgido distintas patologías estrechamente ligadas con las nuevas tecnologías. Es el caso de las tecnoadicciones o el tecnoestrés, que derivan del mal uso de las tecnologías de la información y comunicación (TIC) en el día a día.


El tecnoestrés se refiere al estrés específico derivado de la introducción y uso de nuevas tecnologías en el trabajo. Es un término que surgió por primera vez en los años 80, de la mano del psiquiatra norteamericano Craig Brod.


En definitiva, el tecnoestrés es causado por la incapacidad para gestionar de manera saludable las nuevas TIC. El trabajador percibe un desajuste entre la necesidad de usar en su puesto laboral las TIC, las habilidades o tiempo de los que dispone para satisfacer esa demanda, lo que le lleva a un estado psicológico negativo.


¿Qué tipos de tecnoestrés existen?


El Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) diferencia tres tipos de tecnoestrés:


La tecnoansiedad:es el tipo de tecnoestrés más conocido y consiste en que el trabajador experimenta altos niveles de activación fisiológica no placentera, así como tensión y malestar por el uso presente o futuro de algún tipo de TIC, lo que le lleva a tener actitudes escépticas respecto al uso de tecnologías y también pensamientos negativos sobre la propia capacidad para manejarlas, llegando en ocasiones incluso a evitarlas.


La tecnofatiga:  se caracteriza por sentimientos de cansancio y agotamiento mental debido al uso excesivo de las TIC. A veces se complementan con actitudes escépticas o creencias de ineficacia respecto a su uso. Además, existe un tipo específico de tecnofatiga, denominado síndrome de la fatiga informativa, que se basa en la sobrecarga informativa que sufrimos cuando utilizamos internet y se deriva de los requisitos que impone la actual sociedad de la información.


La tecnoadicción:  un uso compulsivo incontrolable de las TIC, durante largos periodos de tiempo y en cualquier lugar. Los tecnoadictos son aquellas personas que quieren estar al día de los últimos avances tecnológicos y acaban siendo dependientes de la tecnología, que se convierte en el eje sobre el cual estructuran sus vidas. En este sentido, uno de cada tres encuestados (32%) por el Observatorio de Prevención de Riesgos Laborales (OPRL) asegura que siempre o con frecuencia se siente mal si no tiene acceso a las TIC (mail, móvil, Internet), mientras que un 28% siente un impulso interno que le obliga a usarlas en cualquier momento y lugar.



40 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo